por Santiago Vernengo. Hace 1 año

Louisville, 1954, un niño de 12 años llora porque un ladrón acaba de robarle su bicicleta roja y blanca marca Schwinn. No imagina que ese problema lo llevará a tomar una decisión que cambiará su vida y además impactará en millones de personas a lo largo de los tiempos. Así empezó la historia de Cassius Clay con el boxeo. Ese robo lo acercó a un gimnasio para iniciar un recorrido que lo convertiría en el mejor boxeador de todas las épocas y, antes que nada, en Muhammad Ali: un personaje que trascendió todas las fronteras, las de su raza, su deporte, su religión y su simple condición humana.

MAli-fn1Foto vía: pbs.twimg.com

Se pueden llenar hojas y hojas escribiendo sobre su talento como boxeador, sus peleas emocionantes, sus frases ocurrentes, su activismo por la paz, su estoica lucha contra el mal de parkinson, su compromiso con la raza negra y la religión musulmana pero lo que atraviesa cada una de esas facetas es su rebeldía. Muhammad Ali fue un Rebelde. Se rebeló frente a la manera en que se boxeaba en las décadas del ´50 y ´60, imponiendo un estilo técnico único. A la religión cristiana de sus padres, adoptando la musulmana. A su nombre, Cassius Marcellus Clay, cambiándolo por Muhammad Ali, “El amado de Dios”, porque “Clay” era un apellido de esclavo que él no había elegido (ningún asesor de imagen hubiera avalado esa decisión).

LOS ANGELES, CA - NOVEMBER 15: Cassius Clay smiles for the camera after he knocked out Archie Moore in the 4th round on November 15, 1962 in Los Angeles, California. (Photo by Stanley Weston/Getty Images)Foto vía: billboard.com

Se rebeló a la guerra de Vietnam, convirtiéndose en una de las principales voces disidentes cuando, todavía, los políticos norteamericanos no opinaban sobre el tema. Hacía tres años que era campeón de los pesados, desde que le arrebatara el título a Sonny Liston en 1964. Su negativa a una convocatoria simbólica al campo de batalla terminó con el reinado de Ali. Después de 9 defensas lo despojaron de su título en 1967. Volvió 3 años después para ser campeón. Fue inmensamente grande en la victoria pero también en la derrota. El 8 de marzo de 1971 perdió frente a Joe Frazier (invicto como él) en el Madison Square Garden en la que fue considerada la Pelea del Siglo. Batieron records de audiencia, más de 300 millones de televidentes alrededor del mundo y de bolsas, cada boxeador se llevó 2,5 millones de dólares.

MAli-fn3Foto vía: image.pbs.org

Recién en 1974, en Kinshasa,  Zaire, logró recuperar el título frente a George Foreman. El mundo del boxeo pensaba que Foreman lo iba a destrozar. Se la promocionó como “The Rumble in the Jungle” y el grito de guerra “Ali Bumaye” (Ali matalo) de la gente alentándolo todavía retumba. Fue knock out en el 8vo round, en Zaire eran más de las 4 de la mañana, horario inusual para un combate, programado a esa hora para que pudiera verse en Estados Unidos. De aquella época es la frase de Ali, “Impossible is Nothing” que tomara Adidas para una famosa campaña que vio la luz en 2004 y que perdura hasta el día de hoy. Muhammad Ali era el protagonista, unido en post producción a Ian Thorpe, Maurice Greene, Zinedine Zidane, David Beckham y su hija Laila Ali.

MAli-fn4Foto vía: losandes.com.ar

GOAT, The Greatest of All Time como fue bautizado, disputó 61 peleas, ganó 56, fue Campeón Olímpico Semipesado y 3 veces campeón del Mundo Pesado, defendió su título 19 veces. Fue elegido cinco veces “Boxeador del Año” por la revista The Ring (1963, 1972, 1974-75, 1978). Considerado el Deportista del Siglo XX por Sports Illustrated y por la BBC. Nombrado The King of Boxing por el Consejo Mundial de Boxeo.

MAli-fn5Foto vía: wondrlust.com

Elegido por la revista Time como uno de los veinte personajes más influyentes de la historia de los Estados Unidos. Hasta sus últimos días no aplacó su compromiso con la paz y las causas sociales. Los íconos son aquellos personajes que trascienden su espacio y su tiempo, que se rebelan frente a sus realidades, sus destinos y sus límites. Muhammad Ali es uno de ellos, probablemente El Ícono. RIP CHAMP.

Santiago Vernengo.

Acerca del Autor

Santiago Vernengo

(Sapo para los amigos), en otra vida fue Ingeniero y en ésta se dedicó a la comunicación, trabajó en radio, tv y agencias. Actualmente es socio y Gerente general de FiRe Argentina

Entradas de

Comentarios

Más Noticias