por Redacción . Hace 1 año

Al principio se muestra optimista, cree que esta vez si lo hará. O cree que el comienzo ocurrirá mágicamente, sin ningún tipo de planeamiento sistemático. Sólo cuando transcurrió un buen tiempo cae en la cuenta de que tal vez no ocurra.

procastinar-fn1

La ansiedad se intensifica.

Ahora se siente presionado para empezar, pero la fecha de entrega todavía no llegó. Ya no se trata del comienzo ideal, ahora no es optimista. Incluso llega a imaginar que nunca va a empezar, con las horribles consecuencias que sobrevendrán si no lo hace.

Llama a los amigos tras meses de silencio, o emprende alguna actividad, pero ninguna está relacionada con lo que realmente tiene que hacer y piensa: “Bueno, al menos hago algo”. Va al cine, pasa el fin de semana con amigos, pero aunque trate de disfrutar, el recuerdo de lo que no hizo ensombrece el fin de semana.

El goce está salpicado de culpa, disgusto y stress.

A veces inventa elaboradas mentiras para justificar su dilación, pero piensa “Todavía tengo tiempo”. En la siguiente etapa ya se desespera. Se promete -en vano- no procastinar de nuevo.

Durante nuestros primeros años de vida, cuando queremos algo, lo queremos ya. Luego aprendemos a procastinar. Se trata de una habilidad valiosa, aunque en exceso puede resultar muy perjudicial. Podemos perder desde un trabajo hasta una pareja o la propia vida.

Hay dos tipos de procastinación:

La que afecta a cuestiones cotidianas tales como posponer eternamente el arreglo de un artefacto en la casa, la preparación de un examen, el orden en el escritorio o la visita al médico y la que afecta a los objetivos y proyectos fundamentales de la propia vida.

Muchos procastinadores han perdido trabajos y relaciones afectivas por su permanente disposición a posponer.

Como dijo William James:

“Nada es tan cansador como vivir eternamente pendiente de una tarea inconclusa”

(compartido en la web)

Acerca del Autor

Redacción

Somos el staff de redactores/colaboradores de What’s on FiRe con base en Argentina, Chile, Peru, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México, Miami y Barcelona. . ¿Esto quiere decir que preferimos no dar la cara? Al contrario. Muchos de nuestros artículos son colaborativos, así que nos gusta presentarnos como un equipo, que es lo que mejor nos define.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias