Mr.T era uno de los integrantes de la serie “Brigada A”. Era capaz de noquear a un elefante o levantar un auto mediano con sus brazos. Mr. T era el matón de ese extraño grupo de parapoliciales que hacían el bien. Sin embargo, debajo de esos músculos hipertrofiados, detrás de ese puesto ambulante de anillos y artesanías, había un corazón.

MRTFoto vía: independent.co.uk

Cada tanto, Mr. T protagonizaba un corto rodeado de niños donde daba consejos. En uno decía “Nunca hablen con extraños”, en otro intentaba solidarizar al resto de los niños para que “no se burlen de los que usan anteojos”. De la misma manera prevenía: “¡nunca hagan esto en sus casas!” para que no lo imitaran ante alguna hazaña televisiva. Así era Mr T, uno de los personajes más entrañables de la TV de los 80’s.

Estos consejos, junto a los que daba He-Man, la tira animada estadounidense producida por Filmation basada en la línea de juguetes Masters of The Universe de la empresa Mattel o los inocentes consejos de Scooby Doo salvaron nuestras vidas. ¡Lo dijo la televisión! Y si lo dijo la televisión tenía el mismo valor que una encíclica papal o una escritura certificada por escribano.

onlinekhabar.com-2Foto vía: onlinekhabar.com

Los youtubers no tienen esa suerte. La escuela no es su segundo hogar, ni la tele su primer manual de buenos modales. Y entonces pasa lo que pasa. Los millennials quieren ser protagonistas de su tiempo. Y eso está muy bien. Pero el protagonismo se mide en seguidores, en likes y compartidos. Un reconocimiento que se construye con tiempo.

tubefilter.comFoto vía: tubefilter.com

Una pareja de youtubers de Minnesota,  decididos a sumar followers y acortar distancias para salir del anonimato, tomó por la ancha vereda de lo insensato. Monalisa Pérez de 19 años, embarazada de siete meses, se paró a una distancia de 30 centímetros de su pareja y disparó una pistola calibre 50 contra el padre de sus hijos. Pedro Ruiz, el pobre muchacho, tenía pensado parar la bala con…  un libro!. El volumen de una enciclopedia que sostenía contra su pecho.

ytFoto vía: ahoramismo.com

Todo registrado con cámaras Go Pro, que son ahora la prueba del delito. De los 15 minutos a los 50 milímetros de fama. Una bala, un libro, una cámara. La tragedia no podía ser más circular. La de una generación sin escuela, ni televisión.

Acerca del Autor

Andrés “Pirin” Maino

Andrés Maino (Pirin) . Nació en Rosario, ciudad de grandes artistas y creativos. Por ese motivo tuvo que exiliarse en Buenos Aires. Desde entonces se desempeña como guionista y autor en programas de televisión, documentales y largometrajes. Actualmente es CPF en FiRe de Argentina.

Comentarios

Más Noticias