Los Angeles Lakers, la franquicia que supo crear estrellas de la talla de Magic Johnson, Kareem Abdul-Jabbar, Shaquille O’Neal o Kobe Bryant, vuelve a estar en el foco del basquetbol mundial con la llegada de un joven de 19 años llamado Lonzo Ball. Lonzo Ball rompió todos los récords de la secundaria en su Chino Hills natal, hizo resurgir al equipo universitario de UCLA luego de años sin éxito y logró un contrato con el equipo del que es fanático: Los Lakers.

Foto vía: sportingnews.com

Pero el muchacho es una celebridad no sólo por su rendimiento en la cancha. En la era de las tendencias, los influencers, el real time y las redes sociales, los deportistas de primer nivel no se quieren quedar afuera. Y menos en la liga profesional del basquetbol más importante del mundo. Lonzo se convirtió en el primer jugador de la historia en llegar a la NBA con una marca propia: Big Baller Brand, fundada por su padre, el controversial Lavar Ball.

productosFoto vía: bigballerbrand.com

“Queremos cambiar el juego dentro y fuera de la cancha”, reza el slogan de BBB, al mismo tiempo que definen su producto como “para la cultura”. Figuras como LeBron James, el rapero Jay-Z y otras de la música o el cine se han manifestado a favor y en contra de la marca de la familia Ball, que ahora también acaba de lanzar un reallity show sobre su vida. Algunos afirman que son “los Kardashian del basquet”.

Familia BallFoto vía: tabdeportes.news

Y es que en poco tiempo, LaVar Ball, el padre de Lonzo, se convirtió en una figura mediática gracias a sus polémicas declaraciones: desde afirmar que vencería al legendario Michael Jordan en un duelo personal, hasta decir que su hijo es mejor que Stephen Curry, estrella de los campeones Golden State Warriors. A partir de las apariciones públicas de Ball padre, la reputación de la familia se puso en duda. Sin embargo, Lonzo se encargó de despejarlas.

LaVar Ball y Lonzo BallFoto vía: basket4us.com

En su participación en la Liga de Verano de la NBA, llevó a los Lakers al campeonato con un promedio de 16.3 puntos, 9.3 asistencias y 7.7 rebotes en 6 juegos disputados. En cada partido, además de usar sus zapatillas, Lonzo vistió las de otras marcas como Nike, Adidas y Under Armour con un mensaje claro: el objetivo es insertarse en el mercado.

¿El colmo? Las cadenas televisivas lanzaban cuadros comparativos evaluando el rendimiento de Ball según las zapatillas que usó. Durante el juego, primeros planos a las zapatillas. Nunca la televisión concentró tanta atención en las marcas que llevan encima los jugadores.

Foto vía: twitter.com/DoctorNBA

Un reallity show. Su propia marca de zapatillas. Influencer en las redes sociales (casi 400 mil seguidores en Twitter). Y la temporada de la NBA recién comienza en octubre. El fenómeno Lonzo Ball reabre la discusión sobre las marcas grandes frente a las emergentes. El talento está y es claro. El tiempo demostrará si podrá trasladarlo a su negocio familiar.

Acerca del Autor

Nicolás Martínez

Estudiante avanzado de Ciencias de la Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires. Músico. Actualmente trabaja como Creativo Digital en FiRe Advertainment.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias