por Editorial . Hace 1 año

Keenan Kahill es un ejemplo de lucha y de cómo la tecnología cambió los hábitos de la gente para siempre. Ya que gracias a una conexión a internet, muchas ganas y una dosis de talento, una persona que hasta hace poco tiempo atrás se hubiera recluído entre cuatro paredes, hoy tiene una vida inesperada, plagada de oportunidades.

Keenan nació en 1995 en los suburbios de Chicago, Illinois, víctima de un extraño trastorno genético llamado mucopolysaccharidosis, una enfermedad que detuvo su crecimiento desde los 8 años.

keenan-cahill-fn1

Es tan poco común, que se estima que le toca a uno de cada 340 mil personas y, es tan cruel, que no tiene cura. Es más, se trata de una enfermedad progresiva que provoca una discapacidad grave y una vida más corta en casi todos los casos.

Keenan se realizó múltiples cirugías, incluyendo una para aliviar la presión que ejercía en su cerebro. Hasta que en 1997 se sometió a un trasplante de médula para frenar la progresión de la enfermedad, una operación que lo mantuvo aislado casi un año para prevenir la infección.

Con apenas 15 años, demostró ser una persona con mucho temple y logró seguir, a pesar de todo, con su vida normal. Entró en la escuela secundaria y actualmente es estudiante de primer año.

Keenan saltó a la fama gracias a los videos que produjo en su propia habitación keenansroom.comdelante de su computadora o una cámara hogareña, imitando a cantantes famosos a través de la técnica llamada lip-syncing o sincronización de labios.

Su éxito traspasó las fronteras de su casa y llegó al centro de la escena musical, lo que le permitió grabar videos con figuras como David Guetta y con la megaestrella juvenil Justin Bieber, entre tantos otros artistas.

Keenan Cahill es un celebrity de internet. Pero, sobre todo, un gigante de la vida.

Acerca del Autor

Editorial

Un editorial de What’s on FiRe no siempre está escrito por el editor. Muchas veces lleva la pluma de una persona destacada que prefiere mantener el anonimato. No estamos hablando del anonimato de aquel que tira la piedra y esconde la mano. Sino de la persona elegante que prefiere escribir por escribir dejando a un lado la vanidad. Así de romántico.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias