por Editorial . Hace 10 meses

El águila es el ave de mayor longevidad de la especie, llegando a vivir hasta los 70 años. Pero para alcanzar esa edad, pasada la mitad de su vida deberá tomar una seria y difícil decisión.
Cuando cumple 40 años, sus plumas están deterioradas, sus alas envejecidas y pesadas, volar ya se le hace muy complicado y su maniobrabilidad es reducida.

Lo mismo sucede con sus garras, que están gastadas y débiles; su pico ha crecido demasiado largo y puntiagudo, apuntando hacia su pecho. Todo esto le dificulta capturar a sus presas con las cuales se alimenta.

El águila está frente a dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación que dura 150 días.

Ese proceso consiste en ir hacia lo más alto de una montaña para quedarse en un rincón del acantilado a salvo de ser molestada y donde no tenga necesidad de volar.

Una vez que se ha instalado, el águila comienza a golpear con su pico en la roca hasta conseguir arrancárselo.

Luego debe esperar, sin posibilidad de comer, el surgimiento de un nuevo pico. Cuando éste ha crecido, lo utiliza para desprender una a una sus uñas.

En tanto que las nuevas uñas lo permiten, prosigue y arranca cada una de sus viejas plumas y así espera paciente a que las nuevas plumas finalmente crezcan.

Todo el proceso lleva cinco meses. Luego, aunque hambrienta, sale el águila renovada a volar y cazar para vivir 30 años más.

aguila-fn1
En nuestra vida, debemos estar siempre alertas a la necesidad de una reconsideración de quiénes somos y hacia dónde vamos. No debemos dudar en resguardarnos por algún tiempo y atravesar un proceso de renovación y realineación hacia nuestra vida deseada.

Para continuar nuestro vuelo con mayor fuerza, debemos tomar tiempo frecuentemente y así desprendernos de hechos, costumbres, tradiciones. Debemos quitarnos los recuerdos dolorosos.

Libres del peso del pasado, renovando nuestro ser y cargando nuevas visiones de qué queremos que se trate la siguiente etapa de nuestra vida, podremos volar más rápido, más alto y más acertados.

Anónimo.

Acerca del Autor

Editorial

Un editorial de What’s on FiRe no siempre está escrito por el editor. Muchas veces lleva la pluma de una persona destacada que prefiere mantener el anonimato. No estamos hablando del anonimato de aquel que tira la piedra y esconde la mano. Sino de la persona elegante que prefiere escribir por escribir dejando a un lado la vanidad. Así de romántico.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias