Instagram decidió renovar su logo y desató una verdadera polémica en las redes sociales.  El punto es que, lejos de ser un restyling, el nuevo diseño es completamente distinto al que se conoce desde 2010. Aquel homenaje a la cámara Polaroid que tanto nos gustaba, fue reemplazado por trazos simples y curvos que parecen mostrar el cuerpo, lente y flash de una cámara sencilla sobre un fondo de colores en degradé.

instagram-fn1aFoto vía: marketgraphy.com

Según los expertos, el nuevo logo tiene su justificación. Los íconos de escritorio fueron diseñados con un enfoque utilitario para acercar a las personas que nunca habían estado en contacto con una computadora. Por eso debían parecerse a objetos reales como relojes, lupas, cuadernos, brújulas.  Y esos diseños fueron escalando en realismo y calidad, con millones de colores por pulgada (lo entienden ellos solos).

instagram-fn2Foto vía: hoyreka.com

¿Por qué? Muy simple. Los Millennials y usuarios expertos están acostumbrados a las pantallas táctiles y a las app. No necesitan metáforas sino velocidad de descarga. Además los tamaños de pantalla pueden variar, así que la mejor manera para escalar objetos es utilizando formas básicas (???)

Algo que Google ya había notado, por eso se adelantó a los cambios que pedía esta nueva generación y, en septiembre de 2015, abandonó las serifs y los adornos en los extremos de la línea de los caracteres, para presentar una versión redondeada, por no decir más aniñada de su histórico logotipo.

instagram-fn3

Pero Instagram fue mucho más allá en el rediseño y los niveles de rechazo alcanzan un 70%. Algunos usuarios ofendidos se organizaron en comunidades para exigirle a la red social que de marcha atrás con su logo porque hiere sus ojos y lo consideran simplemente horrendo. Otros directamente se lo tomaron con humor y viralizaron los memes más graciosos. Una muestra de esto es la parodia del lavarropas la cual se viralizó de manera instantánea en las redes.

instagram-fn4Foto vía: photo365.co

Aunque a decir verdad, no es la primera vez que un logotipo genera polémicas. Las sedes de los acontecimientos deportivos suelen ser las más castigadas por la opinión pública. El logo del Mundial de Futbol de Brasil 2014 fue objeto de innumerables críticas. Pero el logo ganador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 se llevó todos los premios en contra: tuvo que ser cambiado porque fue acusado de plagio, como vemos en la foto de abajo.

instagram-fn5Foto vía: mensup.fr

Hace un par de semanas comentábamos la contratación de Andrew Keller (ex ECD de CP+B) como Director Creativo de la agencia interna de Facebook, los mismos dueños de Instagram. ¿Y si detrás del logo de Instagram hay una estrategia más profunda? Primero se viraliza el desagrado, después la gente se olvida del Polaroid y finalmente acepta el degradé como un motivo vanguardista. Será que habrán ido tan lejos?

O será que el logo es feo y punto?

Acerca del Autor

Andrés “Pirin” Maino

Andrés Maino (Pirin) . Nació en Rosario, ciudad de grandes artistas y creativos. Por ese motivo tuvo que exiliarse en Buenos Aires. Desde entonces se desempeña como guionista y autor en programas de televisión, documentales y largometrajes. Actualmente es CPF en FiRe de Argentina.

Comentarios

Más Noticias