por Daniel Villalobos. Hace 5 meses

La feria informal La Salada ya le ganó a las ferias de Bombay, las del DF mexicano y a los miles de puestos de la feria de “El Alto” de Bolivia, Ciudad del Este en Paraguay, a las colombianas y hasta “ La Polvos azules” del Perú. ¿O que otra feria informal logra incluir a varios de sus directivos en la comitiva presidencial de su país, en las giras comerciales, para ubicar productos nacionales en algún mercado del mundo? Muchachos, La salada en cualquier momento pasa a ser patrimonio de la humanidad. No suena tan descabellado. De hecho, sus fundadores están llevando adelante proyectos de este tipo de feria en distintas provincias de la Argentina y en Miami, Estados Unidos.

laSalada-fn1Foto vía: eldia.com.bo

Para conocer como nació todo esto, primero hay que taparse la nariz y ubicarse al borde del río Matanza, (Riachuelo) donde en 1991 un grupo de inmigrantes Bolivianos ocuparon unos terrenos abandonados, que en tiempos de Perón eran unos concurridos balnearios populares. Allí comenzaron con algunos puestos con productos propios e importados. Y pasó lo que sucede siempre en estos casos: creció y creció al ritmo de la necesidad de la gente, ayudado por varias crisis económicas, muy recurrentes en estas tierras.

laSalada-fn2

Hoy tiene tres ferias organizadas que funcionan muy fuerte los martes, jueves y domingos, en el extraño horario de la 1 de la mañana. Bien de noche, bien a oscuras, como si tuvieran algo que esconder, cosa que con la connivencia de los gobiernos de turno, ya ni hace falta. Punta Mogote, Ocean y Urkupiña. convierten a sus cientos de miles de visitantes diarios en ciudadanos de una sombría urbe nocturna. El shopping de los pobres, le dicen. Seguramente porque muchos, muchísimos compradores, vienen del interior de la Argentina o de los países limítrofes y se llevan mercadería que luego revenden.

laSalada-fn3Foto vía: agendaoculta.com

También sabemos que varios negocios respetables terminan comprando algo en el imperio creado por Jorge Castillo (foto) y un grupo de emprendedores bolivianos, creyendo que es mercadería original hasta que entra al lavarropas. Pero pareciera que ya nos acostumbraron a que estas imitaciones, réplicas, homenajes (o como queramos llamarlo), inunden los mercados de toda la región, confundiendo a compradores, sobre todo a los que no ven bien. Eso con respecto a las imitaciones casi perfectas, aunque existen marcas alternativas que parecen una broma. Si no miren la siguiente foto.

laSalada-fn4Foto vía: sitioandino.com

Algunos números de La Salada.

  • Además de una fanpage en Facebook y una cuenta en Twitter, la feria tiene varios sitios de venta online.
  • Posee un servicio de emergencias médicas.
  • Jorge Castillo, el rey de La Salada, tiene 23 marcas y maneja 14 empresas.
  • Comprar un puesto puede costar cerca de 100.000 mil dólares (dependiendo de la ubicación).
  • Alquilarlo, unos 70 dolares al día (dependiendo de la ubicación).
  • Hay puestos manejados por conocidos artistas y otros por barrabravas de los principales equipos de futbol.
  • Hay Saladas y Saladitas por todo el país y ya se exporta el “modelo de negocios” a varios países del mundo.
  • Tiene más de 70.000 puestos de expendio.
  • El playón principal recibe cerca de 500 micros por noche.
  • Por semana se movilizan cerca de 1 millón de personas.
  • Prestige, Scombro y Punto 1 son algunas marcas que se desarrollaron a partir de la feria.
  • Posee un complejo circuito cerrado de cámaras de seguridad y un verdadero ejército de guardias por todo el predio.

laSalada-fn5

Acerca del Autor

Daniel Villalobos

Publicitario. Trabajó en varias agencias de Buenos Aires para marcas internacionales. Actualmente es redactor en FiRe Argentina.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias