Cristóbal Colón estaba obsesionado con el oro. El oro no tenía valor comercial para los indígenas americanos. Los espejos cambiaron la vida de los indígenas. El oro y la plata cambiaron la vida de los europeos. Los pobladores del Nuevo Continente tenían una concepción mucho más respetuosa de la vida. Para el conquistador, el fin justificaba los medios. El saqueo ibérico también arrancó para siempre al 90 por ciento de la población originaria, más de 1000 dialectos y gran parte de la cultura de un continente desconocido, distinto, pero muy desarrollado.

Foto vía: perupaisdemaravillas

Después de trescientos años de sometimientos y crueldades, los conquistadores españoles (y portugueses) se fueron. Sin embargo nos legaron su cultura del saqueo. Las ideas de libertad, igualdad y fraternidad, la de la creación de una Patria Grande desde el Rio Bravo a la Patagonia que movilizaron a los independentistas americanos pronto quedaron sólo en eso. En ideas. En la práctica se privilegiaron los intereses locales y personales, las luchas intestinas por el control de la caja, por el reparto de las nuevas tierras entre los que se creían los pocos nuevos dueños.

Foto vía: abc.es

Un poco más acá en el tiempo, la democracia y la inmigración incorporaron nuevos actores, derechos y riquezas culturales pero no pudieron torcer el legado de rapiña y depredación de los bienes públicos. Más allá de muchos avances y de valiosas excepciones, 5 siglos después de Colón, la cultura del saqueo que desarrollaron gobiernos democráticos o de facto, de variados orígenes y de todos los partidos políticos nos sigue avergonzando como uno de los rasgos más distintivos de la región.

Foto vía: rt.com

Cristobal Colón vivió obsesionado por el oro. Murió sin saber que había descubierto un nuevo continente. Nosotros, los latinoamericanos del siglo XXI, vivimos detrás de nuestras obsesiones acumulativas, de nuestros espejitos de colores. 524 años más tarde la historia nos ofrece una oportunidad. La de emprender una empresa mucho más grande que la de Colón. La de desarrollar un Nuevo Continente. Un continente donde se extienda una concepción de la sociedad mucho más respetuosa de la vida. Donde esté abolido el saqueo.

Acerca del Autor

Andrés “Pirin” Maino

Andrés Maino (Pirin) . Nació en Rosario, ciudad de grandes artistas y creativos. Por ese motivo tuvo que exiliarse en Buenos Aires. Desde entonces se desempeña como guionista y autor en programas de televisión, documentales y largometrajes. Actualmente es CPF en FiRe de Argentina.

Comentarios

Más Noticias