por Gabriela Naiman. Hace 5 meses

Pocas personas en el mundo tuvieron la oportunidad (o la suerte) de salir en la portada de la prestigiosa revista Forbes con menos de 28 años. Aunque qué es la suerte, sino el cuidado de los detalles. Tal vez esa sea la clave de la historia de Instagram, una sucesión de hechos casi increíble, que comienza el día que Kevin Systrom rechaza la oferta de trabajo de un tal Mark Zuckerberg, compañero en la Universidad de Stanford, quien le propuso desarrollar la interfaz de fotografías de una nueva red social llamada Facebook (les suena?).

instagram-fn2Foto vía: forbes.com.mx

La historia cuenta que Kevin, con apenas 22 años, prefirió seguir sirviendo expressos en el campus de Stanford en lugar de trabajar para su ambicioso amigo. La historia también cuenta que decidió lanzarse en el mundo de las apps relacionadas con la geolocalización, que luego tuvo un paso por Google, una empresa que le encantaba pero donde se aburría por la cantidad de informes que debía completar. Y que también trabajó en Twitter junto a su otro amigo, Jack Dorsey, uno de los fundadores de la red del pajarito.

instagram-fn3Foto vía: bbn.kz

Como dice Kevin, lo más importante de Stanford no es únicamente lo que aprendes, sino el entorno, que te ofrece oportunidades y contactos increíbles. Demuestra, una vez más, la hegemonía de la industria tecnológica americana: por muy emprendedor que seas y por muchas buenas ideas que tengas, las conexiones que existen en esa pequeña parte del mundo llamada Palo Alto, serán siempre únicas.

instagram-fn4Foto vía: weheartit.com

Kevin no llegó por casualidad a crear Instagram. Primero estudió fotografía en Italia y esa conexión con el espíritu europeo le hizo conocer las cámaras “vintage”, transformándose en un fanático del concepto Polaroid. Cuenta la leyenda que la idea de ponerle filtros se la dio su novia. Algo que nunca confirmó ni desmintió, alimentando el mito. Como sea, un día conoció a un joven brasileño, paulista, llamado Mike Krieger, quien se convertiría en su mano derecha y desarrollador de la aplicación para compartir fotos que revolucionó el mundo. Sin dudas, las estrellas se alinearon de manera sorprendente para Instagram, por eso a veces se repite que Kevin Systrom podría ser el hombre más afortunado de la tecnología, aunque eso no quiere decir que no haya trabajado muy duro para lograrlo.

instagram-fn5bFoto vía: inc.com

La popularidad de Instagram es notable, ya que logró llegar en muy poco tiempo a más de 300 millones de usuarios diarios. Gente común y corriente que ve en esta simple aplicación su manera de capturar momentos. Algo que no entendió Kodak y fracasó. Después de todo, nunca entendió que su negocio no estaba en la venta de rollos, sino en el de los recuerdos. “La gente publica cerca de 70 millones de fotos a través de nuestra app, gracias a los  filtros y tonos que imitan la nostalgia de otra época. Este fenómeno es el que logró que la gente dejara de sacar fotos para pasar a editorializar sus propias vidas”.

instagram-fn6Foto vía: techcrunch.com

El interés de Facebook en comprar esta pequeña empresa en USD 1000 millones se dio gracias a la explosión del mundo mobile. Como dice Systrom “Instagram no funcionaría igual si le pidiéramos a la gente que suba las fotos que sacaron hace cinco horas a una página web. Instagram es un éxito porque la magia se da en el momento, porque los recuerdos se publican en vivo. Keegan Jones, diseñador en Facebook, publicó una foto de todo el equipo de Instagram el primer día que ingresaron al edificio central de Facebook luego de la venta. La publicó en Instagram, por supuesto. No más de 12 personas, incluyendo a sus co-fundadores Kevin Systrom (en el extremo derecho, con camisa de color púrpura) y Mike Krieger (a un paso de Kevin, con camisa a cuadros), para retratar el momento y transformarlo en una foto histórica. Como todo lo que rodea a Instagram.

Acerca del Autor

Gabriela Naiman

Comencé mi carrera en Agulla & Baccetti, luego trabaje 7 años en FiRe Argentina como Directora Regional de Proyectos, emigre a España donde estuve en distintas agencias y a mi regreso en Buenos Aires me sume a RGA, donde maneje la cuenta de Nike Soco. Luego de un año volví a FiRe como Directora de Proyectos Especiales para Argentina y la Región. Por lo tanto, esta es mi segunda etapa en FiRe, adonde regreso con una importante formación en contenidos, que complemente en estos años con una experiencia en el mundo digital y de la tecnología, para volcarla a esta nueva etapa desde FiRe Argentina para todo South Latin (Argentina, Chile, Perú, Bolivia, paraguay y Uruguay).

Entradas de

Comentarios

Más Noticias