por Redacción . Hace 3 meses

El irlandés Paul Stenson tiene un hotel 3 estrellas en Dublín. El Charleville Hotel cuenta también con un restaurante: The White Moose Café. En el hotel no se alojó la reina Victoria, ni se quitó la vida ningún rockero de 27 años. En su restaurante no se inventó el coddle, el famoso plato irlandés con salchichas de carne de cerdo cocidas.

Foto vía: origo.hu

Nada para destacar de ese alojamiento low cost donde suelen hospedarse los peregrinos a la fábrica de cervezas Guinnes. Pero desde 2014, el Chaleville es famoso en las redes sociales. Y todo gracias a su dueño. Paul Stenson nunca quiso ser hotelero. Lo suyo era el mundo del entretenimiento. Incubó su sueño abrazado a las ciento cuarenta y cinco almohadas del negocio familiar. Y un día despertó con un mensaje. Un mensaje que no venía del cielo. Sino de la nube.

Foto vía: youtube.com

La influencer británica Elle Darby le escribió para pedirle unas noches gratis. Unas noches a cambio de alguna mención. La moneda de cambio de influencers, youtuber y bloggeros. Stenson vio una manera de encender la polémica y multiplicar la mención de su marca. Publicó en el Facebook del hotel la propuesta y preguntaba cómo iba a pagarle a su personal si le regalaba la habitación. Además se declaró “hotel antimillenials”. La respuesta de la influencer en Youtube no se hizo esperar. Las menciones al Charleville Hotel lo hicieron mundialmente conocido. Un episodio que pasó a la historia de las redes como el #bloggergate. Medios de más de 60 países publicaron noticias sobre “Un hotel prohíbe la entrada a influencers y humilla a una bloguera que había pedido alojarse gratis”.

Foto vía: bathchronicle.co.uk

Paul Stenson se dio cuenta de la efectividad de su respuesta y se lo tomó muy en serio pero con mucho humor. Decidió centrarse en los blogueros y atacarlos sin piedad porque entendió que si se enojaban lo compartirían con sus seguidores y eso le traería publicidad gratis a su hotel. Así perfeccionó su estrategia de la viralidad.

Foto vía: Peter Krauch-jetzt.de

Stenson encontró un grupo que genera tanto amor como odio y allí dirigió sus mensajes. Pidió a los veganos que avisaran de los requerimientos dietéticos con antelación y les pedía disculpas porque en la carde del restaurante “no tenían 50.000 platos en el menú”.

Foto vía: Peter Krauch-jetzt.de

Más tarde Stenson llevó más allá su “batalla” contra los veganos cuando les prohibió la entrada y avisó: “Normalmente no matamos a ninguno de nuestros clientes, pero como ustedes dicen que ‘la carne es asesinato’ es justo que matemos seres humanos además de animales. Está claro que no hay diferencia”. La humorada fue directo al Daily Mail.

Foto vía: dailymail.co.uk

Otras de sus polémicas publicaciones: Avisó a las madres que quisieran “dar su propia leche”a sus bebés en lugar de “la que sirven en su hotel” que les cobraría un impuesto de 5 euros. Amenazó a los padres de hijos molestos que les echaría Valium en el jugo, pero que sería una atención sin cargo. Anunció que sólo ofrecería comida sin gluten a los clientes que trajeran una orden del médico donde diga que son celíacos. Cada uno de los posteos es replicado con una catarata de comentarios a favor y en contra. Stenson llevó al extremo aquel postulado de Salvador Dalí: “que se hable de uno, aunque sea bien”.

Foto vía: facebook.com/WhiteMooseCafe

El modesto Charleville figura en el puesto 292 de 2000 hoteles en Dublin según Trip Advisor y el restaurante The White Moose Café tiene 4,5 estrellas en Facebook. Todo gracias a la estrategia de Paul Stenson. Un hotelero con dudoso sentido del humor pero con un gran sentido del marketing digital.

Acerca del Autor

Redacción

Somos el staff de redactores/colaboradores de What’s on FiRe con base en Argentina, Chile, Peru, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México, Miami y Barcelona. . ¿Esto quiere decir que preferimos no dar la cara? Al contrario. Muchos de nuestros artículos son colaborativos, así que nos gusta presentarnos como un equipo, que es lo que mejor nos define.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias