por Editorial . Hace 9 meses

Si la campaña de Sterling Cooper Draper Pryce resucitada de manera magistral por David no gana un Grand Prix en Cannes, nos retiramos a un convento en el Tibet. Es un trato.

La cosa es más o menos así. Don Draper se encuentra parado al lado de tres atriles, que sostienen bocetos de una campaña muy audaz para la época. A su costado lo vemos a Stan Rizzo, el Director de Arte estrella de Sterling, Cooper, Draper, Pryce y enfrente, sentados en cómodos sillones, está el intenso Pete Campbell y dos altos ejecutivos de la empresa Heinz, la creadora del célebre Ketchup. Don Draper, con su inconfundible encanto, arremete: “es claro, es simple, y es seductoramente incompleto, ¿qué le falta?. Una cosa” En ese momento ambos dan vuelta una filmina transparente que cae sobre los tres bocetos, la que deja ver la frase: “Pásame el Heinz”. Intercambio de ideas picante, como el producto, entre Don y el cliente. Hasta que llega la sentencia del que pone el dinero: “pareciera la mitad de un anuncio. ¿Dónde está el producto?”.

lifeboxset.comFoto vía: lifeboxset.com

Oficinas de la agencia David en Miami. La escena se repite, pero en la vida real. Don Draper son ahora Anselmo Ramos, Gastón Bigio y Fernando Musa (y bueno, uno sólo no alcanza para igualar al personaje más popular de la historia de la publicidad). Esta vez se encuentran con un cliente más audaz. Los creativos proponen recrear la misma campaña creada por Don Draper, compuesta por tres grandes carteles de las papas fritas, la carne y la hamburguesa en distintos puntos de la ciudad de Nueva York, dos publicaciones en el New York Times,  la revista Variety y una serie de post en redes sociales, con la misma leyenda sobre fondo blanco: “Pásame el Heinz”.

Anselmo-BigioFoto vía: Anselmo Ramos y Gastón Bigio

Hablando de pasar, tuvieron que pasar 50 años en la ficción, pero esta vez el cliente no dudó ni un instante. Entendió que la campaña tendría una repercusión instantánea en todos los medios del mundo. Y así fue. También entendió que la imaginación del consumidor no tiene límite de tiempo. “Es Heinz, sólo significa una cosa”. Como la grandeza se encuentra en los detalles, en los créditos de la campaña aparecen los integrantes de la agencia David de Miami y los de  Sterling Cooper Draper Pryce, la mítica agencia de Mad Men con Donald Draper a la cabeza. Cualquier coincidencia con la vida real, es pura genialidad.

Acerca del Autor

Editorial

Un editorial de What’s on FiRe no siempre está escrito por el editor. Muchas veces lleva la pluma de una persona destacada que prefiere mantener el anonimato. No estamos hablando del anonimato de aquel que tira la piedra y esconde la mano. Sino de la persona elegante que prefiere escribir por escribir dejando a un lado la vanidad. Así de romántico.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias