por Redacción . Hace 1 año

Todo empezó con una idea. En una mesa del bar Boston, donde David Ratto, Anastasio Mayoral, Ricardo de Udaeta, Alfredo Guido, un capuchino con tostado por acá, un jugo de naranja por allá y más tarde un scotch cargado con 2 piedras, acordaron empezar a hacer reuniones con el objetivo de crear lo que hoy conocemos como el Círculo de Creativos Argentinos.

CCreativos-fn1

En noviembre, otro encuentro en el Cinzano Club representó el nacimiento oficial y David Ratto se constituyó en el primer presidente de la historia del Círculo. Conceptual: un visionario debía ocupar ese lugar. Esa noche los creativos que allí se encontraban, sintieron que iba a comenzar algo muy importante, que seguramente era un sueño de todos, y por fin se hacía realidad: la creatividad de los creativos argentinos tendría un fin, el reconocimiento de sus propios pares.

CCreativos-fn2Foto vía: fiapawards.com

Corrían los años ´80, eran tiempos difíciles para expresarse, aunque eso no le impidió a figuras como Hugo Casares, Ricardo De Luca, Juan Carlos Colonnese, Gianni Gasparini, Julio González Eusevi, Carlos Panichelli, Gabriel Dreyfus, Horacio Genta, Oscar Parodi, Luis Cesario, Edgardo Gómez Bas, Horacio Bertolotti, Rafael González del Cerro y Ricardo Capara entre otros, soñar con un futuro mejor. Veníamos de la década anterior donde el vino Crespi inauguró la saga de comerciales que cambiarían para siempre la publicidad argentina, con la historia de la pareja cuyo epicentro fue la llegada de un hijo. “Pasan cosas lindas en una familia”, decía el slogan. Pasaban cosas lindas que derivaron en un Círculo de Creativos cada vez más pujante.

El Círculo que empezó a girar, a girar y así se encendió una de las fábricas de talentos más importante del mundo, desde un lugar lejano. La fábrica de generar talentos con nombre y apellido que forman parte de la infinita ficha técnica de la publicidad argentina. El Círculo de Creativos Argentinos se convirtió en una gran escuela de insolentes. Rebeldes que se revelaban contra la rebeldía.

En 1981, Gabriel Dreyfus, era presidente del Círculo, mientras la música se escuchaba en un JVC, Jorge Dell’Oro seguía la posta, cuando al café bueno se lo marcaba con una “Doble Equis” y aparecían los maestros queseros de Sancor. Al igual que la mayonesa, la publicidad era Ri-K porque aparecían Bibi  Albert, Patricio Bonta, Alicia Márquez, Laura Sznaider, Marcelo Ruiz, Beba Trigo, Edgardo Ibáñez y Guillermo Saccomano, que decían Paty te quiero mientras tenían la sana costumbre de tomar jugos Cepita y las torceduras se las solucionaba Rati Salil gel, que calmaba el dolor.

En las Páginas Doradas de la publicidad, también tenía un marcado estilo Gancia como Raúl López Rossi, Federico Helman, Carlos Mouzo, Coco Dayán, Santiago Poviña, Omar Tiraboschi, Canal, Edgardo Ibáñez, Langias, Franca Tosato, H. Berra y Oscar Travaglini. Nos enseñaron que los romanos usaban Merthiolate y que Grundig era caro pero el mejor. Y así fue que el Círculo conformó la competencia que enriqueció a todos los creativos.

Llegaron entonces Fernando Vega Olmos, Hernán Ponce, Gabriel Tosar, Jorge Villegas, Ernesto Savaglio, Jorge Heymann, Carlos Torregrosa, Hugo Vietto, Ariel Pari, Fabiana Renault, Pablo Suñer, Esteban Martucci, Miguel Vera, Fernando Fernández, Bobby Ventura, Germán White, Gabriel Sagel y se crearon parodias de Volver al futuro para el Galicia, nos enseñaban que la onda era ser exhibicionista con “Angelo Paolo”, que la Trafic de Renault tenia “Camuflagen” , que el Banco Río esta siempre un paso adelante, que si no querías tirar la plata, tenías el Soleil Factory o que Coca-Cola era “sentir de verdad”.

Más tarde, El sabor del encuentro reunía a Ramiro Agulla, Carlos Baccetti, Juan Cravero, Pablo del Campo, Darío Lanis, Hernán Jáuregui, Pablo Batlle, José y Joaquín Mollá, Alberto Ponte, Taretto y Vázquez, Leandro Raposo, Rodrigo Figueroa Reyes, Carlos Bayala, Sebastián Wilhelm, Maxi Anselmo, Channel Basualdo, Damián Kepel, Carlos Pérez, Martín Mercado, Gaston Bigio (el último Presidente del CCA en ejercicio), Papón Ricciarelli, Sebastián Stagno, Mariano Serkin, Maxi Itzkoff, Ramiro Rodríguez Cohen y Rodrigo Grau, Checha Agost Carreño, Nico Pimentel, Gonzalo Vidal Meyrelles, entre tantos otros. El número de premios obtenidos en los principales festivales del mundo por la generación encabezada por Fernando y Hernán, sumada a esta es tan importante, que preferimos resumirla en uno de los spots más memorables de esta nueva era.

Hoy el Círculo sigue creciendo gracias a la aparición de más de esos rebeldes que hicieron grande a la publicidad argentina. El Círculo tiene un premio consolidado, un anuario que sale de manera constante, hace conferencias, seminarios, espacios de reflexión, con speakers locales y extranjeros, envía a creativos jóvenes al exterior y aporta un importante número de jurados a todos los festivales del mundo, además de otorgar becas, colaborar con mensajes de bien público, organizar fiestas de fin de año, realizar homenajes, convocar a concursos, distinguir a creativos extra publicitarios y muchas otras cosas más.

Nadie puede saber en qué se convertirá el Círculo de Creativos Argentinos en el futuro. Pero eso es parte del brief que seguiremos resolviendo entre todos y que seguramente terminará en otras grandes ideas. Como siempre.

Felices 35 años y felicitaciones a todos

Acerca del Autor

Redacción

Somos el staff de redactores/colaboradores de What’s on FiRe con base en Argentina, Chile, Peru, Ecuador, Colombia, Costa Rica, México, Miami y Barcelona. . ¿Esto quiere decir que preferimos no dar la cara? Al contrario. Muchos de nuestros artículos son colaborativos, así que nos gusta presentarnos como un equipo, que es lo que mejor nos define.

Entradas de

Comentarios

Más Noticias